TRADUCTOR

COMPARTE este post con 1 clic escogiendo uno de los siguientes botones de redes sociales

Hemos hecho varios traductores y diccionarios para los idiomas mayas, con funciones distintas de cada uno. Estamos trabajando fuertemente cada día para mejores funciones y más traducciones, a continuación el link de cada uno:

  1. Traductor y Diccionario, más de 10 idiomas y español: CLIC AQUI
  2. Otro diccionario con funciones avanzadas, (actualmente solo Kaqchikel, Kiche y Español) CLIC AQUI KAQCHIKEL y CLICK AQUI KICHE
  3. Traductor de frases en kaqchikel y español: CLIC AQUI

Entra en el Menú de esta web para entrar en el curso, escuchar pronunciaciones y foro de idiomas mayas, en webs y apps.

Síguenos en

40 comentarios

  1. Iwir ri wati’t, xb’e pa kayib’äl,xuloq’ ru wach che’,chaqa ri ichaj
    Chapam jun chakach k’o saq’ul oxi’ raxtzuy, lajuj käq nimanixku’ chaqa k’o paps,k’ix,xkoya’ , qanawach,tz’in,wakami xintij jujun ruwach che’

    no se cual es latraduccion 🙁

  2. Quiero traducir ese versículo alguien me ayuda? «Bendito el hombre que confía en el Señor
    y pone su confianza en él.
    Será como un árbol plantado junto al agua,
    que extiende sus raíces hacia la corriente;
    no teme que llegue el calor,
    y sus hojas están siempre verdes.
    En época de sequía no se angustia,
    y nunca deja de dar fruto».

  3. Necesito la traduccion al español la palabra es: xulan q’ij y la otra es jotöl q’ij
    Plid necesito la traduccion es de kaqchikel necesito la palabra en español

    1. Hola Yeymi, pero ¿ya tradujiste con la plataforma? si ya lo hiciste y no encontraste la traducción entonces haga tu pregunta en FORO donde puedes recibir ayuda con las traducciones.

  4. Buenas noches, quisiera saber como se dice el lema de los kaibiles en maya, que dice :» Si avanzó, sigueme; si me detengo, apremiame; si retrocedo, matame». Gracias

  5. Traducción de:La leyenda de La Llorona

    Se cuenta que La Llorona es una mujer que deambula por las calles de la Ciudad en busca de sus hijos, a los que ella misma asesinó, enloquecida, durante una noche. Dicen que aparece en lugares por donde alguna vez pasó un río. También se dice que es una mujer muy bella vestida de blanco. Otros mencionan que sólo se alcanza a ver su silueta, que flota. En lo único que coinciden es que siempre que se deja ver se escucha un largo y aterrador grito: «¡Ay, mis hijos!».
    Sobre el origen de esta leyenda hay varias versiones: una es la colonial, la cual se basa en las crónicas de Bernal Díaz del Castillo, quien participó en la conquista del Imperio mexica. Se cuenta que una mujer de origen indígena era amante de un caballero español y, cuando ella le pidió formalizar la relación, él se negó porque pertenecía a la alta sociedad. Este hecho desató la tragedia por la que su alma deambularía en pena.

    Cuentan que esa noche la mujer despertó a sus pequeños hijos –un niño y una niña–, tomó un puñal y los llevó al río, el cual se encontraba muy cerca de su casa. Estando ahí, ciega por el coraje, los apuñaló varias veces hasta que los dejó sin vida.
    Minutos después reaccionó y, al darse cuenta de lo que había hecho, corrió desesperada por el río y emitió el escalofriante grito por el que la identificamos.
    Desde esa noche no se volvió a saber más de ella y se convirtió en mito. Quienes juran haberla escuchado dicen que deambula en las calles y los parques de la Ciudad.
    Muchos investigadores suponen que esta conocida leyenda tiene su origen en el mundo prehispánico. Fray Diego Durán relata en el libro Historia de las Indias de Nueva España e islas de la tierra firme que, en los días postreros de su reinado, Moctezuma II se preocupó por una serie de augurios que se referían al fin de su mandato.

    Uno de ellos era sobre una mujer que muchos de sus gobernados decían vagaba de noche por las calles de Tenochtitlán, gimiendo y llorando. Ante esto, mandó a investigar la causa de sus lamentos. Acorde a fray Bernardino de Sahagún, sus informantes le dijeron era por sus hijos, pues ella gritaba: “¡Hijitos míos, pues ya tenemos que irnos lejos!”, en unas ocasiones, mientras que en otras sólo decía: “Hijitos míos ¿a dónde os llevaré?”, por lo que Moctezuma lo interpretó como una advertencia. Así surgió una de las primeras versiones de La Llorona de las que se tiene registro.

    Aunque esta no brinda mucha información sobre su aspecto o motivaciones, el mismo fraile la nombra Cihuacóatl (mujer serpiente) o Tonantzin (nuestra madre) y en su crónica Historia general de las cosas de Nueva España detalla que la mujer portaba una cuna que ponía en el mercado y allí la abandonaba. Cuando las mujeres iban a ver qué había dentro de la cuna, sólo encontraban un cuchillo de pedernal, de los que se usaban para el sacrificio.
    En Latinoamérica hay una enorme cantidad de relatos en torno a esta figura. De hecho, fuera de esta región, también se encuentran otras historias con elementos fáciles de relacionar con esta leyenda.

    En la mitología griega, por ejemplo, se pueden encontrar similitudes con el mito de Medea, quien asesinó a sus propios hijos luego de que su esposo, Jasón, la abandonara por otra mujer. Igualmente, los griegos también relataban la leyenda de Lamia, una princesa con quien Zeus había tenido varios hijos, quienes fueron asesinados por Hera. Lamia vagaba desde entonces lamentándose por la pérdida de sus hijos y devorando a los niños de otras madres.

    En África, en cambio, hay un mito entre los pueblos yoruba de Dahomey y Togo que describe al viento como una mujer que recorre los ríos lanzando pavorosos lamentos y buscando a sus hijos, los cuales fueron ahogados por el océano (también una mujer) y sus restos desperdigados por el mundo. Esta leyenda fue introducida en los Estados Unidos por los esclavos africanos traídos por los europeos a América y es especialmente conocida en estados sureños como Luisiana.
    En las Filipinas existen otras dos versiones de La Llorona. En una de ellas, el fantasma de una sirena aúlla en el mar por las noches lamentando el asesinato de sus hijos por un pescador. Se dice que cuando se escucha su llanto es porque alguien se ha ahogado. En la otra versión, conocida como la leyenda de la Mujer Blanca, el fantasma es uno que mora en la niebla y captura jóvenes mujeres una vez al año, a quienes atrapa entre la bruma en medio de grandes alaridos.

    En la Biblia también es posible encontrar paralelismos con la historia de Raquel, quien llora por sus hijos (el pueblo de Israel) porque perecieron, como un simbolismo del exilio del pueblo hebreo en la tierra de Babilonia. Mientras que, en la mitología celta, la banshee era un espíritu femenino que anunciaba la muerte de una persona mediante sobrecogedores gemidos que podían escucharse a largas distancias.

    1. ¡Hola! Natalia, gracias por comentar. Con nuestra herramienta de traducción puedes traducir todo eso, aunque no sé en que en idioma maya necesitas traducir toda esa leyenda. También te podríamos ayudar a traducir, pero debido a que son bastantes palabras, sería que contrataras nuestro servicio premium. Saludos.

  6. Hola, trato de traducir algunas cosas pero cuando trato de entrar las URL me lleva a un sitio que dice que ponga una extensión en Chrome de criquet.
    Espero ayuda pronta ya que mi tarea es para este martes 31

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *